domingo, 15 de enero de 2017

PUPPETS & CLAY CUMPLE 9 AÑOS

¡Buenos días, stomotioner!

Me dirijo a ti en singular y en primera persona porque hoy es de esos días importantes para mí. Hoy, el proyecto de un chavalín de Alcalá de Henares (Madrid) de difundir la técnica del stop-motion mediante un blog, mucha pasión y tropecientasmil horas de dedicación, cumple 9 añazos y 900 entradas publicadas.

Puppets & Clay ha crecido mucho desde entonces y lo ha hecho del mismo modo que quien está detrás de él. Cuando empecé, con apenas 21 años recién cumplidos, no tenía casi ni idea de los nombres de cineastas y estudios que habían usado la stop-motion para realizar sus obras, más allá que los cuatro que prácticamente todo humanoide conoce: Industrial Light and Magic, Ray Harryhausen, Tim Burton y Aardman Animations. Además de eso, mi educación aún estaba en pañales -por entonces estaba a mitad de mi primera carrera universitaria (Ingeniería Técnica de Obras Públicas)- y no había escrito como labor ociosa en mi vida; algo que se veía a simple vista en aquellas primeras entradas, donde la pasión imperaba entre un conjunto de ideas mal ordenas. Aún cometo ciertos fallos y mi forma de escribir no es ni mucho menos fluida, dado que conocedor de mis carencias debo repasar los textos unas cuantas veces antes de lanzarlos a una entrada del blog, a un artículo en una revista de algún colega y, máxime, a un libro como ¡Bien Hecho, Gromit!; pero ahí están mis sempiternas ganas de mejorar en este aspecto día a día.
Ese volumen sobre Aardman Animations, mi estudio de animación favorito desde que tengo uso de razón (es decir, desde hace un par de horas aprox.) –motivo por el cual subo esta imagen de unos jovencísimos Peter Lord y David Sproxton–, no ha parado de darme alegrías. La última: tener la luz verde por parte de Diábolo Ediciones para realizar un nuevo estudio en profundidad sobre la animación stop-motion, desde otro ángulo diferente al de la plastilina y las formas redondeadas de los chicos de Brístol.

No me quiero enrollar más, así que me despido dándote las gracias por estar al otro lado de estas líneas, pues eres el que da sentido a mi obsesión cinéfila. ¿Te animas a seguir haciéndolo durante al menos un año más?

Adrián Encinas, FEO de Puppets & Clay