viernes, 27 de marzo de 2015

BUTTER YA'SELF (Julian Petschek, EEUU, 2014)

A ritmo rapero y protagonizado por tres alimentos humanizados, una barrita de mantequilla, un plátano y un perrito caliente, este vídeo stopmotionero de Julian Petschek que hemos encontrado surfeando por vimeo nos ha parecido maravilloso, a ver si pensáis lo mismo:



Podéis indagar un poco más en la historia de los protagonistas del video y en el making of en esta interesante entrevista realizada al autor:

http://www.directorsnotes.com/2014/06/02/julian-petschek-butter-yaself/

jueves, 26 de marzo de 2015

Armikrog, nuevo videojuego stop-motion a la vista

Teníamos muchas ganas de que hubiera algún tipo de continuación del legado creado por The Neverhood y Skullmonkeys, que en los noventa aunaron de forma bestial el mundo de los videojuegos y el de la animación en plastilina. Por fin ha llegado ese momento.


En Armikrog seguiremos las aventuras del explorador espacial Tommynaut y su perro guía alienígena parlante Beak-Beak cuando ellos se estrellan en un extraño planeta y acaban entrando en una misteriosa fortaleza que es la que pone nombre al juego.

El juego ha sido creado, apoyado en una exitosa campaña crowdfunding, utilizando escenarios creados en miniatura y muñecos realizados en plastilina y otros materiales, basados en los diseños de Doug TenNapel, que han sido animados en stop-motion. 


La fecha de salida aún no ha sido anunciada, pero puedes estar atento a las novedades de esta interesante propuesta videojueguil en los siguientes enlaces:

viernes, 23 de enero de 2015

STEPHEN CZERKAS (1951-2015)

Lástima. Hace unas horas me he enterado del fallecimiento de Stephen Czerkas, una persona apasionada por los dinosaurios y la animación stop-motion hasta tal punto que hizo carrera en ambas ramas a lo largo de su vida. 

Influenciado por las películas de Ray Harryhausen y Willis O'Brien, así como por los trabajos del paleoilustrados Charles R. Knight, Stephen (nacido en Los Angeles en 1951), empezó sus trabajo profesional en el mundo del cine con la cinta erótica-fantástica Flesh Gordon (1974), para la que creó al Gran Dios del Porno, Nesuahyrrah (leer al revés para pillar el guiño). Pero sería su siguiente trabajo con el que acabaría destacando en el campo de los efectos especiales.
De izquierda a derecha: Jim Aupperle, Stephen Czerkas y Doug Beswick
Haciendo equipo con Jim Aupperle y Doug Beswick, se encargó de todos los efectos especiales de la película de bajo presupuesto El Planeta de los Dinosaurios (Planet of Dinosaurs, 1977), en la que aparecen un buen puñado de bestias antediluvianas con un acabado espectacular. El trabajo de creación de los puppets corrió a cargo de Stephen, quien utilizó la técnica build-up que había dado tan buen resultado a Marcel Delgado en King Kong (1933).


Tras este trabajo, Czerkas entró a currar en la serie de ciencia ficción Jason of the Star Command (1978-81), de nuevo junto a Aupperle. Su contribución siguiente al mundo del stop-motion sería en Cavernícola (Caveman, 1981), para la que creó a dinosaurio de ojos saltones al que usa como montura Ringo Star, el prota de la peli. Además, en 1984 trabajó en La Gran Huída (Dreamscape, 1984) construyendo los muñecos del hombre serpiente y Dennis Quaid, que fueron posteriormente animados por Jim Aupperle. Esta sería su última contribución directa para el mundo del cine, pues su pasión por el cine fotograma a fotograma no se esfumó de golpe. Su pasión por la técnica y sobre todo por el trabajo de los pioneros de ella hizo que se diera de bruces con la desconocida historia de Herbert M. Dawley, el rival de Willis O'Brien en los albores del stop-motion. Esta historia está recogida brevemente en un más que recomendable artículo publicado por la revista especializada en efectos especiales, Cinefex, en su número 138. Además Czerkas se encontraba trabajando en un libro+dvd que iba a recoger de forma profunda toda esta historia y todo el trabajo cinematográfico de Dawley, del que gran parte es totalmente inédito. Desconozco si finalmente saldrá a la luz, dadas las circunstancias,

Paralelamente, en 1982, Stephen comenzó su carrera como paleontólogo, convirtiéndose con su trabajo en toda una referencia en la recreación escultórica de seres antediluvianos. En 1992 fundó, junto a su mujer Sylvia, The Dinosaur Museum en Blanding, Utah, donde fue director hasta su facellimiento, ayer 22 de Enero, a causa de un cáncer contra el que luchó hasta sus últimas consecuencias.

Descanse en paz.

lunes, 22 de diciembre de 2014

UZZHUAÏA - BAILARÁS EN EL INFIERNO

No solo han sido capaces de crear un largometraje stop-motion en España, el tercero que se hace desde que el cine de animación existe en nuestro país, sino que además en medio de la producción han realizado el video-clip del tema de los créditos de la película. Hablo de Conflictivos Productions, el estudio regentado por Sam (director de que ya he hablado con cierta recurrencia en este espacio, merecidamente), y del largo Pos eso, que aún tengo pendiente de visionar.
Alejado del típico vídeo-clip de película de animación en el que se pone metraje rodado para la película entremedias de imágenes de la banda, Sam decidió crear una pieza nueva que a siguiera la letra de la canción de la banda valenciana Uzzhuaïa a la vez que hacia referencias a la desgraciada historia que es contada en Pos eso. Pero mejor que disertar mucho más sobre la pieza musical, os recomiendo que la visionéis atentamente y a posteriori os leáis esta microcharla que he tenido con Sam a tenor de esta, su última pieza audiovisual hasta la fecha:


-Realizar este videoclip supone el broche de oro al trabajo iniciado con Pos eso, y digo esto porque es un trabajo en el que se dan cita dos de las que creo que son tus grandes pasiones: el rock & roll y el cine de animación. ¿Lo consideras un gratificante y evasivo spin-off del largometraje o simplemente una continuación natural a tu opera prima (dentro del largo, se entiende)?
El Heavy Metal y el Rock and Roll forman parte de mi ADN, lo amo en todas y sus variadas formas, desde Elvis hasta Slayer y todo lo que hay en medio. Además lo practico de forma activa, siempre que mis obligaciones me lo permiten le dedico tiempo a la música y en especial a la guitarra. Dicho esto la verdad es que hacer un video-clip era una tarea pendiente y el hacerlo para Uzzhuaïa era un inmenso placer.
La canción Bailaras en el infierno, tema que hace referencia clara al clímax de la película, fue compuesta por el grupo pero yo también aporte mi granito de arena, lo que hace que me sienta mucho más participe, que si de cualquier otra canción se tratase. En cuanto a la animación, me encanta y la animación en plastilina en particular me apasiona, una vez terminado el largo eché de menos no haber animado más plastilina propiamente dicha, como sabes los muñecos son estructuras con pequeñas partes de plastilina, estas se reducen a la cara y las manos, y tener la oportunidad de animar muñecos totalmente de plastilina, sobre una base de plastilina, con rótulos de plastilina... en fin ha sido todo un placer reencontrarme con este material que parece tristemente ya está obsoleto.
- Resulta curioso que la letra del videoclip empieza con “En los ojos y su piel…” puesto que los cinco demonios rockeros no tienen de lo primero. ¿El atractivo diseño de los diablos es 100% tuyo o seguiste alguna pauta impuesta por la banda?
Pues la verdad es que el diseño es 100% mío, lo curioso es que la letra es totalmente de Pau Monteagudo, el vocalista de la banda, le pase el guión para que supiese de que iba la trama pero la redacto sin ver la película, a mí personalmente me parece genial y le da mucha más profundidad al personaje del que simplemente tiene en la película.
En cuanto al diseño, soy fan de Alien, pienso que cualquier monstruo sin ojos es mucho más aterrador, además para el tema de la música la vista es de poca ayuda. Por lo demás mi único requisito es que fuera totalmente plastilina (en apariencia).

- Leo en tu blog que el presupuesto para este trabajo fue prácticamente cero, por lo que supongo que la inventiva estuvo muy despierta durante todo el proceso ¿Cuáles fueron las mayores complejidades técnicas que tuvisteis que solventar para cumplir con los plazos y realizar un producto de bonito acabado pero que tuviera un coste ínfimo?
Lo más difícil fue cumplir los plazos, que por cierto se incumplieron con todo éxito. Tuve la inmensa suerte de contar con un nutrido grupo de voluntarios que me ayudaron en prácticamente todas las etapas de la producción, a saber, modelado, animación y post-producción. Este proyecto se gestó durante la post-producción de Pos eso y la verdad es que esperaba que me diera menos quebraderos de cabeza además tuvimos que abandonar nuestro local de los últimos años, lo cual implicaba una mudanza muy compleja... en fin muchísimos problemas que no supe prever y que fueron sumando meses y más meses al retraso.
En cuanto al presupuesto, la verdad es que fue irrisorio, prácticamente se redujo a los gastos en materiales, alquiler y luz, la gente lo hizo de manera altruista, aunque cuando el tiempo lo permitía preparábamos comida para el equipo. 

Para ahondar más a fondo en este trabajo de Sam os recomiendo que visitéis estas dos entradas en las que se desgrana, a través de letras e imágenes, todo su proceso creativo:

viernes, 19 de diciembre de 2014

PON UN BRONCE DE HARRYHAUSEN EN TU VIDA

El cine de animación stop-motion permanece eterno en las pantallas de cine, sin envejecer un ápice. Los muñecos lucen con total esplendor, recién salidos de sus moldes y posteriormente limpiados de todas las impurezas y maquillados para dar su mejor cara ante las cámaras. Sin embargo, una vez el rodaje ha sido acometido, los puppets acaban con secuelas como rajas en sus finas pieles de látex, holgura en sus huesos de metal o, en el peor de los casos, desmembramientos de las partes más débiles de sus frágiles cuerpos.

El paso del tiempo y las manos del animador acaban con su efímera vida.

Esa idea debió obsesionar a Ray Harryhausen una vez que decidió retirarse del mundo del cine, allá por los años ochenta. Ver a sus criaturas, que no monstruos (él odiaba que las llamaran así), envejecer como él no debió de resultarle fácil. Así que pensó en la forma de convertirlas en seres eternos más allá del cine. En el bronce halló la solución.

Así, con gran paciencia fue dando vida, primero en arcilla y posteriormente en metal, las escenas que él consideraba más importantes de sus películas: Un cromañón contra un ceratosaurio (Hace un Millón de Años), Perseo haciendo que Medusa se convierta en piedra al mirarse en su impoluto escudo divino (Furia de Titanes), un náufrago de mediados del siglo XIX montado en un antediluviano phororhacos (La Isla Misteriosa), Talos en toda su magnificencia (Jasón y los argonautas), o King Kong machacando a un T-rex en la Isla Calavera (King Kong, en esta película Harryhausen no trabajó pero fue la causante de que quisiera dedicarse a los efectos especiales).

Los bronces quedaron increíbles (pueden admirarse en preciosas fotos en las páginas finales del muy recomendable libro The Art of Ray Harryhausen), y tienen un lugar de honor en la colección de The Ray and Diana Harryhausen Foundation. Por suerte, son piezas que normalmente se exponen en las muestras del arte del maestro que se han venido realizando en varias partes del globo en los últimos años.

Pero para los grandes fans puede que sea suficiente.

Buscando suplir esas ansias de poseer una figura realizada por las mágicas manos de Ray, y con un claro filón comercial, la armería inglesa Raven Armoury entró en contacto con la Foundation para realizar series limitadas de los legendarios esqueletos de Jasón y los argonautas, en bronce. Los Hijos de la Hidra (The Children of The Hydra) es como se denomina esta lujosa colección en referencia al origen de estos huesudos guerreros (recordemos que tras dar Jasón muerte a la Hidra, el rey Eetes recoge los dientes de la criatura y los esparce por el suelo como quien siembra tomates. Sin embargo, en vez de inofensivas hortalizas, la cosecha da como resultado un batallón de siete esqueletos armados con sed de sangre de argonauta).


La suerte quiso que hace unas semanas, dos de los bronces realizados en la armería llegaran a nuestra humilde morada para que habláramos de ellos... para luego volver a England; así que vamos allá. Que decir tiene que fue todo un acontecimiento. Cúter en mano, procedimos al desembalaje de forma concienzuda, hasta que una vez liberadas de todo cartón y plásticos aparecieron ante nuestros ojos un par de cajas negras decoradas con un logo de la Foundation como si estuviera marcado a fuego. Al abrir las cajas encontramos dos preciosas esculturas de bronce de los esqueletos en diferentes posiciones, de hecho se trata de las versiones delta y épsilon de una colección compuesta por ocho figuras, que pueden adquirirse a través de la web de la armería: http://www.raven-armoury.co.uk/CoTH/set.html (Si os animáis, decid que venís de Puppets & Clay y utilizar el código promocional “KILL THEM ALL”, pues conseguiréis 10% de descuento y gastos de envío gratuitos si hacéis el pedido en Diciembre).

Cierto es que no somos del todo objetivos, el amor por el cine de Ray Harryhausen es algo que nos ha acompañado siempre y muy probablemente lo haga toda nuestra vida porque pertenece a nuestro reducto más puro de nostalgia infantil, pero siendo todo lo imparciales que podemos hemos de anunciar que las esculturas son auténticas joyas. Las proporciones son perfectas, el acabado tiene todo lujo de detalles y la posición inmóvil es realmente amenazante, parece que vayan a romper su “piel” metálica y salir con su esqueleto al desnudo a por nuestra sangre. Molaría, ¿no?


Por si fuera poco, la Raven Armoury no se ha quedado ahí, sino que ha querido ampliar su catálogo harryhauseniano. Ahora están trabajando en dos versiones de Talos en bronce, una al tamaño del original y para la que han utilizado el molde creado por Ray en los sesenta para dar vida al “enorme” titán de casi 50 cm (19”), y otra de la mitad de tamaño para los coleccionistas con poder adquisitivo más moderado. Todo un objeto de culto que puedes adquirir en este enlace: http://www.raven-armoury.co.uk/CoTH/talos.html