miércoles, 21 de septiembre de 2016

GRAND PRIX, LA OBRA CUMBRE DE IVO CAPRINO VOLVERÁ A LOS CINES DE CATALUÑA

De la mano de la distribuidora de cine infantil y familiar Pack Màgic (la nueva aventura animada del inquieto Alfred Sesma (quien fuera coordinador de Animac y director de Toon a Ville), la gran obra del noruego Ivo Caprino Fläklypa Grand Prix (1975) volverá a los más selectos cines catalanes el 21 de octubre. La distribución viene avalada por el hijo de Ivo, Remo Caprino, y se proyectará en digital utilizando la versión restaurada y mejorada que los seguidores de Caprino ya llevamos disfrutando unos años en formato Blu-ray.
De momento y para quitar el ansia, Grand Prix a la muntanya dels invents (Grand Prix en la montaña de los inventos),  podrá verse el próximo 10 de octubre dentro del marco del Festival de Sitges. PAra mí es toda una alegría que haya gente valiente capaz de rescatar grandes clásicos del stop-motion europeo para reestrenarlos en pantalla grande, desde aquí les deseo la mejor de las suertes con la esperanza de que amplíen sus fronteras con una versión en castellano (ahí queda eso).

jueves, 15 de septiembre de 2016

PRESENTACIÓN DEL LIBRO ¡BIEN HECHO, GROMIT!

El inminente viernes 30 de septiembre, estáis todos más que invitados a asistir a la presentación de mi libro ¡Bien hecho, Gomit! Cuarenta años de Aardman Animations, que tendrá lugar a las 19:00 en La Casa del Libro situada en C/ Gran Vía nº 29 (Madrid).

Contaremos con la presencia Lorenzo Pascual (editor de Diábolo Ediciones) y de Jose Luis "Pepelu" Farias (director del Mercado 3D Wire y CEO de Paramotion Films), y se proyectarán imágenes y vídeos de algunas de las obras tratadas en el libro.

¡Nos vemos!

miércoles, 14 de septiembre de 2016

EL PRINCIPITO [CRÍTICA]

El viernes pasado estrenaron en las salas más selectas de nuestro país un largometraje de animación del que llevaba tiempo siguiendo sus pasos por internet, El Principito. La cinta tuvo su estreno en Cannes nada menos que en mayo de 2015, y durante el resto del año pasado tuvo su estreno en salas comerciales de medio mundo no sin tener ciertas dificultades en otros países (en Estados Unidos al final se ha podido ver gracias a Netflix, y no han podido disfrutarla en pantalla grande). Así que no nos podemos quejar... Además, nunca es tarde si la peli es buena.

Y vaya que lo es. Pese a mis reticencias iniciales, sobre todo debidas a que las partes de CGI del trailer me dejaban bastante frío, debo decir que la película entretiene de principio a fin y desde luego es una adaptación más que digna de un relato que a priori se presentaba como bastante complicado de adaptar (aunque Will Vinton ya demostró lo contrario en 1979 con su versión plastianimada en formato cortometraje). La narración original, presentada en una animación stop  motion de una delicadeza apabullante, se ha ampliado para dar cabida a otra historia sobre la búsqueda de la diversión y la abstracción en un mundo dominado por la seriedad, la planificación y la madurez entendida de la manera más gris. Aquí encaja el CGI perfectamente, como contrapunto a la calidez de las escenas animadas fotograma a fotograma por un equipo dirigido por Jamie Caliri (sí, el crack detrás del software Dragon Frame, el más potente del mercado para crear animaciones en stop motion).



Mark Osborne dirige la película con esmero y buen gusto, sabiendo aprovecharse de las ventajas del cine de animación en planos valientes, saturados de elementos y vertiginosos, pero también para dar a la cinta un tono calmado que por suerte se antepone a la manera atropellada con la que hace cine el Hollywood actual. Con un reparto de altura, compuesto por Jeff Bridges, Marion Cotillard, James Franco, Benicio del Toro y Ricky Gervais. de cuyas interpretaciones algo ha quedado incluso en la versión doblada al castellano, la película está poblada de personajes interesantes, a todas luces chalados, que harán disfrutar de su visionado tanto a niños como a maduritos.

Ahora que empieza el frío, ahora que apetece cine más que nunca, dadle una oportunidad a El Principito y dejaros llevar por la magia del cine de animación en pantalla grande.

miércoles, 31 de agosto de 2016

KUBO Y LAS DOS CUERDAS MÁGICAS [CRÍTICA]

¡Wooooooa! Todavía me puede la emoción de lo vivido ayer por la tarde en el cine. Kubo y las dos cuerdas mágicas ha supuesto toda una experiencia no solo visual, algo que ya se da más que por hecho cuando se habla de una producción salida del estudio Laika, sino una experiencia narrativa  y emocional completa. 
Kubo vive tranquilamente en un pequeño y normal pueblo hasta que un espíritu del pasado vuelve su vida patas arriba, al reavivar una venganza. Esto causa en Kubo multitud de malos tragos al verse perseguido por dioses y monstruos. Si de verdad Kubo quiere sobrevivir, antes debe localizar una armadura mágica que una vez fue vestida por su padre, un legendario guerrero samurái.
La ambición es algo que siempre ha estado ligado a Laika, como puede verse en los vídeos de making of de los avances que han logrado en el ámbito del stop motion desde Coraline hasta la fecha y por los que fueron galardonados con un Oscar de la rama técnica, pero en Kubo la han llevado al límite no solo para maravillar visualmente sino para cumplir en todo momento con las exigencias del guión. Algo que entronca más con lo que expusieron, años ha, en Coraline, y en menos medida en Paranorman y Los Boxtrolls, donde la historia y su ritmo no acaban de estar en armonía. 

En este nuevo largometraje las piezas encajan a la perfección, como hace Kubo al tocar sus cuerdas mágicas con las que consigue dar vida al papel, Laika ha realizado el origami de mayor complejidad de su carrera y para ello se nota que han trabajado no solo a nivel técnico, sino a nivel cultural. La cinta destila pasión por la cultura japonesa feudal y toda su mitología, llegando incluso a nivel de cine de animación pues muchas escenas destilan la fragancia de las obras de Kihachirō Kawamoto e incluso del cortometraje Screen Play del inglés Barry Purves.
 Los personajes están bien construidos. Todos tienen motivaciones claras y un porqué en el desarrollo de la historia. Además, los monstruos grandilocuentes ayudan a poner al límite a los héroes a la vez que desarrollan escenas de acción nunca vistas en una película realizada en stop motion. Es una auténtico deleite ver en pantalla grande la batalla de nuestros héroes contra un maligno esqueleto de dimensiones kinkongnianas.
Por lo que, si estás leyendo esto, que entiendo que es porque te mola el stop motion como a mí, no debes dejar de escapar la oportunidad de ver esta maravilla del séptimo arte antes de que la quiten de cartelera por falta de público.

viernes, 19 de agosto de 2016

POS ESO, UN DVD REPLETO DE PLASTILINA POSEIDA

Tenía pendiente hablaros de la edición en DVD del largometraje de Sam, Pos Eso, desde hace unas semanas. Pero entre las vacaciones y otras excusas se ha ido demorando la cosa... hasta hoy. 

El único disco se presenta en un estuche normal de plástico con carátula reversible, que recoge tanto el poster de promoción en festivales como el que encontramos en la sala de cine aquellos locos acólitos del trabajo de Conflictivos Productions, que fuimos a verla en pantalla grande (podéis encontrar mi crítica aquí). 
Y dentro encontramos la película, con una buena calidad imagen, un sonido pasable, la opción de subtítulos en inglés, y tres interesantes extras en forma de documental making of sobre los momentos de rodaje referentes al doblaje, la música y la propia producción, en los que se incluyen entrevistas a los principales artífices de esta rara avis de la filmografía animada de nuestro país. 

Una versión en DVD editada por Regia Films que podéis comprar, directamente en la web de la distribuidora o en Amazon, a un precio más que asequible.