martes, 1 de octubre de 2013

LA SOSPECHA / A SUSPEITA (Jose Miguel Ribeiro, Portugal, 1999)

Esta semana por fin he visto uno de los cortos más impresionantes del stop-motion portugués de todos los tiempos y que tenía pendiente desde hacía ya unos años, pues data ni más ni menos que de 1999. Ganador del prestigioso premio europeo Cartoon D'Or en el 2000, A Suspeita nos trae la historia que se sitúa en el compartimento de un tren, en donde entran en juego cuatro viajeros, un revisor, un afilado abrecartas y un asesino en potencia. La pregunta es: ¿Llegarán todos hasta el final del trayecto?



Completo la entrada con esta genial entrevista que hizo Animac a su director, Jose Miguel Ribeiro, a quien dedicamos una carpeta hace muy poco en nuestra página de facebook:

- ¿De dónde sale el Jose Miguel Ribeiro animador?
Pues como muchos otros animadores de noches enteras en casa propia y ajena rodando películas con una cámara de Super-8 y un grupo de amigos. Rodábamos películas en plastilina, en dibujos, con cualquier técnica a nuestro alcance. Tenia entonces quince o dieciséis años. Era emocionante recibir el rollito de tres minutos a su vuelta de los laboratorios en Alemania o España. Luego curse Bellas Artes en la Escuela Superior de Lisboa. Dejé durante un tiempo la animación ya que era una disciplina que no se impartía y me dediqué más a la pintura, el cómic y la ilustración, incluso trabajé para algunos diarios de Lisboa.

- ¿Cuál fue tu primer trabajo animado más profesional?
Me gradué en Bellas Artes con veintitrés años y empecé a hacer algunas animaciones para Rua Sesamo (el Barrio Sesamo portugués). Hice U Piau (La Peonza), una película basada en una canción popular infantil, producida por Optical Print. Les gustó y me pidieron más. Cinanima fue muy importante para mi. Empece a venir desde mi segundo año en Bellas Artes y no he dejado de volver. A través de este festival aprendí animación en los talleres y conocí a gente como Abi Feijo y Zepe, los cuales me propusieron algunos trabajos. Hice publicidad en Lisboa con Zepe y Abi Feijo me invito, junto a otros animadores, a animar Os Salteadores, yo hice toda la secuencia del coche, aquello fue mi primera experiencia con el cine de autor.

- ¿Como surge el proyecto de tu primer corto de plastilina Ovo (Huevo)?
Hice un stage en el estudio Laznec Bretagne a través del estudio portugues Filmografo. Era un curso de nueve meses de animación de plastilina, de los cuales cinco los empleamos en Bretaña y los cuatro restantes en Oporto. Allí hice Ovo, con Pierre Bouchon, fue nuestra película fin de curso, la rodamos en una semana. Casi todos los que hicimos ese curso como Philippe Jullien, autor de Le Cyclope de la Mer hemos continuado haciendo películas. Era mi primera experiencia con volumen tras haber hecho mucho dibujo animado.

- ¿Por qué prefieres la plastilina a otras técnicas?
Cuando haces dibujo animado, además del movimiento tienes que cuidar que el dibujo sea bueno. En volumen, una vez construido todo solo tienes que concentrarte en el movimiento; es animación en estado puro. A través de mis trabajos he tocado muchas técnicas. Hice con Filmografo Triple Salto para los Juegos Olimpicos, donde combinaba dibujo con volumen, era bastante experimental. También con Filmografo realice U Dragao, acerca de la letra D; U Jardin, Da Celeste, para niños y allí probé con el volumen en bajorrelieve. Hice un genérico para Rua Sesamo con muchas técnicas, pero mi favorita sigue siendo la plastilina.

- ¿Cómo se te ocurrió A Suspeita?
Quise hacer un proyecto con una historia y unos personajes, que no fuese un simple juego visual, unas imágenes poéticas o una situación. La idea nació en los constantes viajes que tenia que hacer en el Tren de Lisboa a Oporto. El diseño del tren esta inspirado en unos trenes mas viejos, como en los que viajaba de pequeño para venir a Espinho, tenian compartimentos y me gustaba la idea de encerrar a cuatro personajes muy distintos en un compartimento. Los personajes son estereotipos de las personas que te encuentras en un tren: la habladora, el timido, la selecta, el pasota· Cuando viajamos tenemos mucho tiempo para pensar y crear historias.
Sabia que era importante hacer una buena historia y busqué a guionistas. Me rodeé de un equipo de personas muy próximas a mi. Sin ir mas lejos los guionistas eran ex-compañeros de la escuela de Bellas Artes y las encargadas de hacer el vestuario de los muñecos fueron mi madre y mi hermana.

-¿Ha sido mas fácil poner en marcha un nuevo proyecto tras el premio Cartoon d'Or?
He recibido una subvencion del ICAM (del estado portugués a través del Instituto para el Cine, Audiovisuales y Multimedia) y también de la televisión portuguesa, con lo que ya puedo iniciar un proyecto en el que empecé a trabajar al tiempo que iniciaba A Suspeita. Se basa en una redacción infantil que me pasó una amiga profesora y que cuenta la relación entre una aguja y unas tijeras. De ahí surgió la idea de crear una serie de 26 episodios que narrase las supuestas relaciones entre objetos cotidianos. Cada capitulo dura dos minutos y son como videoclips, cantados por los propios niños. La imagen es de plastilina y esta inspirada en el trabajo de artistas como Paul Klee o Miro.

Dibujo de Matilde Laires con el que consiguió el segundo premio en el concurso de diseño de las marionetas de A Suspeita, pinchad aquí para ver al ganador de tan simpático concurso.