lunes, 22 de diciembre de 2014

UZZHUAÏA - BAILARÁS EN EL INFIERNO

No solo han sido capaces de crear un largometraje stop-motion en España, el tercero que se hace desde que el cine de animación existe en nuestro país, sino que además en medio de la producción han realizado el video-clip del tema de los créditos de la película. Hablo de Conflictivos Productions, el estudio regentado por Sam (director de que ya he hablado con cierta recurrencia en este espacio, merecidamente), y del largo Pos eso, que aún tengo pendiente de visionar.
Alejado del típico vídeo-clip de película de animación en el que se pone metraje rodado para la película entremedias de imágenes de la banda, Sam decidió crear una pieza nueva que a siguiera la letra de la canción de la banda valenciana Uzzhuaïa a la vez que hacia referencias a la desgraciada historia que es contada en Pos eso. Pero mejor que disertar mucho más sobre la pieza musical, os recomiendo que la visionéis atentamente y a posteriori os leáis esta microcharla que he tenido con Sam a tenor de esta, su última pieza audiovisual hasta la fecha:


-Realizar este videoclip supone el broche de oro al trabajo iniciado con Pos eso, y digo esto porque es un trabajo en el que se dan cita dos de las que creo que son tus grandes pasiones: el rock & roll y el cine de animación. ¿Lo consideras un gratificante y evasivo spin-off del largometraje o simplemente una continuación natural a tu opera prima (dentro del largo, se entiende)?
El Heavy Metal y el Rock and Roll forman parte de mi ADN, lo amo en todas y sus variadas formas, desde Elvis hasta Slayer y todo lo que hay en medio. Además lo practico de forma activa, siempre que mis obligaciones me lo permiten le dedico tiempo a la música y en especial a la guitarra. Dicho esto la verdad es que hacer un video-clip era una tarea pendiente y el hacerlo para Uzzhuaïa era un inmenso placer.
La canción Bailaras en el infierno, tema que hace referencia clara al clímax de la película, fue compuesta por el grupo pero yo también aporte mi granito de arena, lo que hace que me sienta mucho más participe, que si de cualquier otra canción se tratase. En cuanto a la animación, me encanta y la animación en plastilina en particular me apasiona, una vez terminado el largo eché de menos no haber animado más plastilina propiamente dicha, como sabes los muñecos son estructuras con pequeñas partes de plastilina, estas se reducen a la cara y las manos, y tener la oportunidad de animar muñecos totalmente de plastilina, sobre una base de plastilina, con rótulos de plastilina... en fin ha sido todo un placer reencontrarme con este material que parece tristemente ya está obsoleto.
- Resulta curioso que la letra del videoclip empieza con “En los ojos y su piel…” puesto que los cinco demonios rockeros no tienen de lo primero. ¿El atractivo diseño de los diablos es 100% tuyo o seguiste alguna pauta impuesta por la banda?
Pues la verdad es que el diseño es 100% mío, lo curioso es que la letra es totalmente de Pau Monteagudo, el vocalista de la banda, le pase el guión para que supiese de que iba la trama pero la redacto sin ver la película, a mí personalmente me parece genial y le da mucha más profundidad al personaje del que simplemente tiene en la película.
En cuanto al diseño, soy fan de Alien, pienso que cualquier monstruo sin ojos es mucho más aterrador, además para el tema de la música la vista es de poca ayuda. Por lo demás mi único requisito es que fuera totalmente plastilina (en apariencia).

- Leo en tu blog que el presupuesto para este trabajo fue prácticamente cero, por lo que supongo que la inventiva estuvo muy despierta durante todo el proceso ¿Cuáles fueron las mayores complejidades técnicas que tuvisteis que solventar para cumplir con los plazos y realizar un producto de bonito acabado pero que tuviera un coste ínfimo?
Lo más difícil fue cumplir los plazos, que por cierto se incumplieron con todo éxito. Tuve la inmensa suerte de contar con un nutrido grupo de voluntarios que me ayudaron en prácticamente todas las etapas de la producción, a saber, modelado, animación y post-producción. Este proyecto se gestó durante la post-producción de Pos eso y la verdad es que esperaba que me diera menos quebraderos de cabeza además tuvimos que abandonar nuestro local de los últimos años, lo cual implicaba una mudanza muy compleja... en fin muchísimos problemas que no supe prever y que fueron sumando meses y más meses al retraso.
En cuanto al presupuesto, la verdad es que fue irrisorio, prácticamente se redujo a los gastos en materiales, alquiler y luz, la gente lo hizo de manera altruista, aunque cuando el tiempo lo permitía preparábamos comida para el equipo. 

Para ahondar más a fondo en este trabajo de Sam os recomiendo que visitéis estas dos entradas en las que se desgrana, a través de letras e imágenes, todo su proceso creativo: