miércoles, 29 de octubre de 2014

LOS BOXTROLLS ES UNA MARAVILLA

Ayer, 28 de octubre día internacional del cine de animación, acudimos al cine a ver Los Boxtrolls (The Boxtrolls, Graham Annable, Anthony Stacchi, 2014), la esperada nueva obra de Laika, el estudio que dejó boquiabierto a medio mundo con Coraline y El Alucinante Mundo de Norman.


Aunque hicimos los deberes y nos leímos la novela en la que se basa todo este proyecto, TIERRA DE MONSTRUOS: LAS CRONICAS DE RATBRIDGE (Alan Snow, publicado en España por Ediciones B), lo cierto es que la historia de Laika se desmarca muchísimo de la original. Tanto que casi que toma solamente los principales personajes y poco más. Lo cierto es que no puede decirse que sea una mala adaptación del libro, hay que considerarla como otra historia totalmente diferente. Y a nosotros nos han gustado ambas.


Lo mejor de la propuesta otoñal de Laika es el diseño de personajes, objetos y escenarios. Es bestial lo que esta gente consigue con el látex, la tela y las impresoras 3D. Es el arte de lo feo, del defecto, la arruga, la protuberancia y, sobre todo, los dientes torcidos, separados e imperfectos. Los primeros planos son, por todo ello, una autentica gozada que debe apreciarse en cine (aprovechando hasta hoy la fiesta del cine o ya esperándote al viernes, fecha de estreno oficial). 


La maravilla artística se une de nuevo a un elenco de profesionales de la animación que llevan la interpretación de personajes a un nivel insuperable. La fluidez de movimientos hace que pensemos que el stop-motion no puede ser la técnica utilizada... y la verdad es que no estamos del todo equivocados pues en esta película la animación por ordenador tiene cierta, aunque escasa, presencia a través de la inclusión de personajes secundarios (http://cinefex.com/blog/boxtrolls/). Pero desde luego no es algo que haya que demonizar, que no hay que ser tan radicales, ¡leche!. Y más viendo el regalo que nos hace Laika a todos los fans del stop-motion en el vídeo que aparece en mitad de los créditos finales... y ahí lo dejamos... 


Para finalizar, añadiremos que la vimos doblada al castellano y deciros que es de las mejores películas de animación dobladas al castellano a las que nos hemos enfrentado en los últimos tiempos. No hay voces de famosos. Hay voces de actores de doblaje profesionales y eso, queridos lectores, siempre es de agradecer.

¡Harryhauseeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen!

1 comentario:

Carlos dijo...

Buenísima tu crónica. Agregaría los detalles de algo parecido a rayas de lápices sobre los rostros, que nos hace olvidar la impresión 3D.
Y ese inserto al final de los créditos tiene un relato sobre el animador que dan ganas de escucharlo de vuelta.