sábado, 7 de octubre de 2017

UNA BALA EN KUIPER (Jorge Aguirre, España, 2016)

Vengo motivado de la Monstrua de Cine Chungo que organizan los fuera de serie de Campamento Krypton, la octava que montan, la primera para el que escribe. Una experiencia tronchante y delirante. Cine imposible y totalmente trash. Entiéndase cine trash en el mejor sentido de la etiqueta, es decir, aquel de argumentos locos, efectos especiales paupérrimos que no dan el pego y elecciones de casting absolutamente majaderas. Todo ello da como resultado películas que suponen el mejor contrapunto a la comida basura con la que nos bombardean desde Hollywood, reportando un disfrute totalmente diferente al espectador que sepa dejarse llevar -yo sé que no es fácil, pero una vez que entras en esta mierda ya es imposible salir.


Al hilo de todo esto, hace unos días volví a retomar el contacto por correo electrónico con Jorge Aguirre, un absoluto fanático de los efectos especiales físicos -incluida la animación stop-motion-. Aguirre me invitaba a ver su último cortometraje Una bala en Kuiper, de la que no quiero contaros absolutamente nada para que lleguéis a ella inmaculados. ¡Dentro vídeo!


Como veis la pieza tiene animación stop-motion, algo que desde luego no extraña viniendo de Aguirre -quien ha colaborado en varios de los números del fanzine Puppets & Clay-; y por este motivo llega la subsecuente entrevista:

¿Cómo y cuándo surge Una bala en Kuiper?

Se trata de un proyecto cuya génesis surgió en verano de 2014, concretamente en agosto. Acababa de finalizar un cortometraje titulado Saturniano, Extraño Visitante el cual lo había planteado a modo de sketch y en clave cómica, pero tenía la idea firme de realizar una producción más elaborada, de mejor factura, aun sabiendo que el presupuesto iba a ser mas que modesto. Quería continuar explorando temáticas de ciencia ficción y de Serie B, pero incorporando más elementos y más personajes. También realizar dicha producción con todas sus fases necesarias, desde los storyboards y diseños, hasta la postproducción de sonido. Tras 2 años, en septiembre de 2016, estuvo finalizado el cortometraje en su integridad.
El corto es una proclamación de amor a los efectos especiales de antaño (los practical effects que dicen los angloparlantes), ¿qué pretendías al hacerlo (a parte de pasártelo teta)?

Efectivamente, es una oda, dentro de mis posibilidades claro está, a los PFX tradicionales, y en general a un tipo de cine mas artesanal. Obviamente creado con ayuda de medios digitales actuales, pero procurando hacer uso de técnicas de antaño como bien apuntas, tales como la animación, las miniaturas, la creación de decorados, los animatronics... Desde niño había experimentado mucho filmando primero en Super-8, más tarde, y ya en vídeo, en Hi-8,… que eran formatos que conllevaban costes altos (sobre todo el de cine doméstico) y que requerían de equipo – analógico – caro y de difícil adquisición. Pero a día de hoy, con las cámaras y software disponibles, es posible acceder a técnicas de edición y postproducción asequibles. Mi pretensión por tanto era poder hacer uso, acomodándolo al guion y personajes, de todas esas técnicas que antes mencioné, y otras como fondos pintados al óleo, rotoscopia, o incluso una incursión en el CGI para los créditos iniciales. De alguna manera cumplir un sueño que tenía de hace años, y que fuera más allá de una secuencia o video experimental; que narrase una historia.
Debo destacar de todo el conjunto la presencia de Ruffus, una criatura animada en stop-motion con un estilo cercano a la bestia animada por Phil Tippett en el laboratorio de Piraña (Joe Dante, 1978). ¿Qué materiales utilizaste para dar cuerpo a esta criatura y cómo fue el proceso de filmación e integración fotograma a fotograma?

¡Cierto! guarda parecido en su diseño con la criatura de Piraña, sobre todo en sus espinas dorsales y de la cola, aun así es más bien un cánido a cuatro patas y no bípedo. Pero la influencia de esa creación de Tippett, u otras que surgieron de su studio, para la “saga” de los Ewoks, o la segunda de parte House, entre otras es muy grande para mi. ¡Por supuesto también tengo muchas referencias a otros genios de la animación stop-motion! Añadiría que los Terror Dogs de Randall W. Cook que aparecen en Cazafantasmas también lo fueron.

Para crear a Ruffus, primeramente realicé un diseño, tanto de su fisionomía, como del esqueleto interno. Dicho esqueleto fue lo primero que fabriqué, usando acero y mecanizando todas y cada una de las piezas mediante la fresadora. Una vez ensamblado, esculpí encima la forma final usando plastilina Chavant, de dureza media. Tras finalizar la escultura, tomé un molde, en tres piezas, usando yeso, concretamente de uso dental, muy duro, para que soportase en proceso de vulcanizado. Después inyecté espuma de látex para obtener el puppet final. El pintado lo realicé mediante una mixtura creada a partir de adhesivo acrílico y pinturas acrílicas y aerografiando los detalles. Todo este proceso, como se puede suponer, descrito aquí a grandes rasgos.

A la hora de animar el modelo, tuve que dividir las secuencias en dos maneras diferentes, pero teniendo en cuenta que debería dar la impresión de que se movía en un ambiente a escala real. Por tanto, por una parte realicé sets en miniatura que recreaban los construidos a tamaño natural, y por otra lo filmé con un fondo chroma para poder integrarlo con los personajes humanos en los planos (pocos) en los que esto ocurría. Una suerte de Dynamation, pero mas “casera”. Utilicé una cámara fotográfica réflex digital para capturar cada fotograma, y después tuve que montar los planos y ajustar los formatos, el frame ratio, etc., para que concordase con el resto de planos que habían sido rodados en Super-16 digital.
¿Qué tal está funcionando el cortometraje?

Por el momento debo decir que el cortometraje no ha sido seleccionado o proyectado en ningún festival o certamen, aunque está disponible para su visionado tanto en YouTube como Vimeo. Aun así sigo continuando promoviéndolo, y ya hace acto de presencia en algunas webs, o incluso blogs que se han hecho eco del mismo, con críticas positivas, dentro de su condición de cine artesanal claro está. También suele tener una cálida acogida por parte de buenos aficionados a quien se lo he mostrado. Quién sabe, tal vez tenga un reinicio a partir de ahora y se convierta en una obra mas conocida! (risas).
¿Tienes previstas futuras incursiones similares? Por mi parte te invito a ello, pues soy un ferviente admirador del cine trash.

¡Si!, podemos enmarcarlo dentro del trash pues lógicamente al estar realizado con bajo presupuesto, no puede ser de otra manera. Más conteniendo toques cómicos. Igualmente soy aficionado a este, digamos, subgénero, tanto a la Serie B, como Z. ¡Se nota con este corto supongo! (risas), y las referencias, guiños y homenajes varios se hacen patentes. Tu propuesta es más que bien recibida al igual, si las hubiera, que las de tus lectores u otros aficionados, yo encantado, esto se hace ante todo para el público… y, sí, seguiré cultivando este tipo de cine, aunque últimamente estoy centrado en una faceta más escultórica: de hecho tengo actualmente una exposición de casi una veintena de piezas (contando con máscaras, bustos, figuras, etc.) que se podrán disfrutar hasta mediados de este mes. No tengo pensado ningún nuevo proyecto cinematográfico por el momento, pero cuando llegue el momento, procuraré incorporar de nuevo nuestro admirado medio de animación fotograma a fotograma. 

¡Adrián, ha sido un placer responder a tus preguntas y haber podido colaborar nuevamente en Puppets & Clay!

El placer ha sido mío. Muchas gracias por tu disposición, tus palabras y las excelentes imágenes del proceso de creación y animación de Ruffus.

Para quien haya quedado interesado de la mencionada exposición, os dejo un link sobre la misma:

https://www.serantes.com/agenda/detalle.php?id=898

1 comentario:

Rhedogojira-Rex dijo...

Me gusta como ha quedado la entrada!, una vez mas decir que estoy encantado de haber participado, aunque en esta ocasión haya sido con una producción propia, en lugar de un artículo o ilustración. Me alegro de que Puppets & Clay - siempre ojo avizor de all things stop-mo (trash, mas serio, plastilinoso, etc) - haya dado buena cuenta de este can alienígena. Hubo otros elementos animados (quizá hasta pasen desapercibidos? jaja), como el eclipse, las compuertas, el vuelo de la nave,... pero se requerirían mas posts y mas parrafada para explicarlo todo. Seguimos en contacto, y enhorabuena por todo el gran material que siempre aportas!

Saludos
Jorge