jueves, 23 de febrero de 2017

DEDSA - ANNIHILATION (Robbie Ward; 2017)

Al hilo de la última entrada, en la que comentaba mi paso por el programa Reunión de Majorettes para hablar de las conexiones entre la animación stop-motion y la música, hoy os traigo una novedad en cuanto a videoclips stop-motion; en este caso realizado mediante la técnica de animar recortables fotograma a fotograma conocida internacionalmente como cut-out animation.
La banda electro rock de Nashville DEDSA le pidió al realizador Robbie Ward que realizase un videoclip en función de lo que le inspirase el tema Annihilation -que aún no pertenece a ningún álbum de estudio de la banda-. Una colaboración que no llegó de nuevas, sino que ambas partes ya habían colaborado en 2015 en el videoclip del tema Lighter Click, también animado en cut-out.


Robbie Ward me escribió hace unos días para enseñarme el novísimo videoclip (estrenado el 16 de febrero), mucho más trabajado que el anterior no solo en el diseño de unas criaturas de colorido apabullante, sino también en la propia animación cut-out. A ver qué os parece:


Por mi parte, no solo le di las gracias por escribirme, sino que le pedí que me mandase fotos del proceso de creación y me escribiese un texto sobre este proyecto (que os comparto a continuación directamente en inglés porque no tengo ganas de ponerme a interpretar, jajaja).
"Annihilation was largely inspired by the works of Hieronymus Bosch and Dante. I wanted to re-imagine ancient interpretations of Hell that have largely fallen from the public consciousness (for example: the frozen, innermost level of Hell; and Satan depicted as a blue, many-faced creature) and also bring a slightly comic and modern perspective to the project.
I learned the paper cutout technique from watching an old TV interview with Terry Gilliam. My process doesn't really differ at all from his Monty Python cartoons, except I illustrate everything with Prismacolor pencils and use Dragonframe software. 
I worked on creating the backgrounds and characters for almost a year and took about 5 weeks to animate. It was important to me to make something that was grotesque but also fantastical and aesthetically pleasing". (Robbie Ward, Feb. 2017).