martes, 26 de noviembre de 2013

ENTREVISTA CON JIŘÍ BARTA. Pasado, presente y futuro de la animación checa.

Con motivo del homenaje que le han preparado en conjunto La Semana de Cine Experimental de Madrid y el Centro Checo de Madrid, Jiří Barta aterrizó ayer en la capital del reino trayendo consigo su último trabajo Yuki Onna, un acercamiento checo al folclore japonés. Toma jeroma!

Nosotros somos seguidores del trabajo de Barta desde hace tiempo, y nos consideremos grandes fans de su versión de El Flautista de Hamelín (Krysař, 1986), así como de su último largometraje: Aventuras en el Desván ¿Quién cumple años hoy? (Na půdě aneb Kdo má dneska narozeniny?, 2009), una especie de Toy Story realizada con muñecos reales y con gracietas al más puro estilo Europa del Este.

Por ello, no pudimos resistirnos a coger la cámara, el móvil/grabadora, y toda nuestra ilusión, para acercarnos a conocer a este simpático abuelete de 64 años que sigue jugando con muñecos vintage. Así, nos plantamos delante del maestro con la siguiente batería de preguntas que muy amablemente nos contestó. ¡Un gran tipo este Barta!

Has venido a Madrid para que disfrutemos de tu último trabajo: La mujer de la nieve (Yuki Onna, 2013), ¿qué puedes contarnos de este cortometraje?

Se trata de un trabajo de encargo que vino desde Japón. Me pidieron que adaptara uno de los muchos relatos sobre su folclore popular que escribió el griego nacionalizado japonés Lafcadio Hearn. Indagué en su trabajo y me quedé con Yuki Onna que fue el que más me fascinó.

¿Te consideras gran conocedor de la cultura oriental?

La verdad es que conocía y admiraba la cultura del lejano oriente lo mismo que puede conocerla cualquiera. Siempre es algo muy evocador. Sin embargo, para llevar a cabo este trabajo me documenté mucho sobre la cultura del sol naciente. Quería que fuese un trabajo que entroncara de lleno con el folclore japonés, sobretodo en cuanto a la estética, pero que a la vez se reconociera que estaba hecho por un checo y que de algún modo encajara con el resto de mi filmografía.



Durante tu vida profesional has trabajado con actores reales, animación por ordenador y, por supuesto, stop-motion. ¿Con qué técnica te encuentras más cómodo y por qué?

Es durante el proceso de elaboración del guión cuando decido con que técnica voy a trabajar. La técnica viene condicionada a la historia que quiero contar y a la estética con la que quiero que se plasme en la pantalla, nunca al contrario.

¿Qué supuso trabajar desde tus inicios con alguien tan potente a nivel internacional en el mundo de animación con muñecos como fue Jiří Trnka?

Trnka es la máxima expresión de la pureza y la limpieza en el cine de animación con muñecos. Su trabajo previo como ilustrador de cuentos infantiles sin duda marcó de manera excepcional su forma de concebir la animación.

Recuerdo la etapa de trabajo en el estudio de Trnka con mucho cariño. 

¿En qué crees que se diferencian las animaciones de tu generación de las creadas por Trnka y el resto de sus coetáneos?

Tras la primera generación de animadores checos, con un trabajo más purista y bien acabado, en la que se enmarcan tanto Jiří Trnka como Hermína Týrlová o Stanislas Látal, se encuentra una segunda, formada por ilustres como Jan Švankmajer, Jan Karpaš o Břetislav Pojar, e incluso una tercera, en la que ya se encaja mi filmografía.

Las "nuevas" generaciones tomamos los consejos y la técnica que Trnka nos enseño a través de sus obras, pero no nos dedicamos a perpetuar de manera fiel su visión de la animación, cada uno teníamos nuestras ideas de como debíamos utilizar la técnica. Y eso fue lo que hicimos.


Aventuras en el Desván nos parece una gran película familiar de personajes creados mediante stop-motion, sin embargo su estreno en España fue muy minoritario (un estreno en 3 ó 4 salas de cine y una duración de un par de semanas en cartelera). ¿Qué acogida tienen este tipo de películas en tu país?

Estuve presente el día de la premier de la película en Praga, día en que también se inauguró una exposición sobre el arte detrás del largometraje. Creo que fue una genial idea, pues daba al público una buena aproximación del trabajo que hay que realizar para llegar a finalizar de este tipo de películas.

La cinta en la República Checa fue un éxito, sobretodo entre los más pequeños. Aun me siguen llegando cartas con dibujos de mis pequeños admiradores diciendo lo mucho que les gustó la película. Sin embargo, creo que tiene muchos detalles que hace que sea disfrutable también por el público adulto.

Las últimas noticias nos indican que la situación actual para la industria de la animación en la República Checa no está en su mejor momento debido a la poca financiación que recibe del estado, ¿es por eso que se tiende cada vez más a realizar producciones en ordenador (más baratas y rápidas) en decremento de las realizadas mediante stop-motion? [Pregunta que nos propuso Wolfgang Matz]

Ciertamente el tema del uso de la animación generada por ordenador es a día de hoy un importante argumento para asegurar que la película sea un éxito comercial. Al ver el trailer de animación por ordenador en las televisiones, gran parte de los niños acudirán a ver la película al cine con sus padres. Y, no nos engañemos, eso es lo que quieren las productoras de cine. 

Yo intento alejarme lo máximo posible de esta imposición. Prefiero ser más libre.

¿Como encaja ese argumento con el hecho de que tu cortometraje Domečku Vař! (2007) está realizado íntegramente mediante animación computerizada?

Si en Domečku utilicé la animación por ordenador fue porque desde el primer momento consideré que era la técnica apropiada para la obra, y no al revés como establecen las productoras.


En tus producciones, ¿qué importancia tienen elaboración-construcción de los elementos y a la estética de estos? [Pregunta que nos propuso Edgardo Trejo]

Una importancia capital. Date cuenta que yo me formé como artísta plástico y por lo tanto el diseño de los personajes y los escenarios es siempre un apartado al que dedico mucho tiempo. Tiempo que utilizó para dar vueltas al guión y al storyboard al mismo tiempo, va todo de la mano.

¿Cuáles dirías que son los 10 artistas clave del cine de animación?
  • Yuriy Norshteyn.
  • Priit Pärn.
  • Zbigniew Rybczyński
  • Jerzy Kucia
  • Hemanos Quay.
  • Michael Dudok.
  • Jan Švankmajer.
  • Garri Bardin
  • George Schwitzgebel.
  • Nick Park.
¿Cuál es la película de tu filmografía con la que te sientes más satisfecho?

[risas] Es una pregunta difícil. Como creador de las obras no puedo ser objetivo. Al menos no del modo en que lo puede ser un espectador. Conozco los fallos de todos mis trabajos y eso no me deja apreciarlos en su conjunto, por ello no suelo ver mis películas una vez acabadas. Lo intento evitar. De hecho, odio cuando me invitan a festivales y tengo que quedarme a ver mis propias películas con el público. Estoy constantemente esperando el fallo que inevitablemente llega, dado que ha quedado impreso en la película para la posteridad.

Sin embargo, si me dijeran que tengo que elegir una y solo una de mis obras, elegiría Domečku Vař!. El público y la crítica no aprecia mucho este trabajo, pero a mi me gusta mucho como nos quedó.

¿Tienes alguna relación con el músico violoncelista homónimo? [Pregunta que nos propuso Edgardo Trejo]

No [risas]


¿Ha contribuido el desarrollo de la tecnología para facilitar la producción de nuevos proyectos en stop motion? [Pregunta que nos propuso Christian Bermejo / Tweenbox]

Desde luego. Ahora es todo mucho más fácil que cuando empecé. Las nuevas cámaras permiten obtener una imagen digital de una calidad perfecta. Asimismo, los programas de edición, sonido, etc... permiten una precisión y unos resultados mucho mejores. Además, lo bueno es que una vez terminado, el producto final puede ser presentado en 35 mm, que es como a mi me gusta.

¿Has considerado nuevos mecanismos de difusión y distribución, como Youtube o crowdfunding, como una posibilidad realista para continuar con su trabajo de autor? [Pregunta que nos propuso Christian Bermejo / Tweenbox]

Sin duda Youtube es un arma estupenda para la difusión. Me parece uno de los medios más idóneos para difundir un trabajo, sobretodo mediante trailers. Sin embargo no lo utilizo.

En cuanto al crowdfunding, he oído algo de ello. Sin embargo no estoy interesado en este sistema de financiación. No me parece del todo apropiado pedirle dinero a una gente, que va a esperar algo de ti y que es probable que, una vez terminado, el resultado no se adapte a esas iniciales expectativas por las que habían depositado parte de sus ahorros. Creo que sigue siendo mejor conseguir un productor. Es posible que sea un mecanismo de producción demasiado moderno para mi.



El Golem es un proyecto que tienes pendiente desde hace más de 20 años. En los noventa no paso de un genial teaser que buscaba a toda costa conseguir la financiación adecuada que te permitiera convertirlo en un largometraje. ¿Retomarás algún día este trabajo para lograr por fin terminarlo?

No he parado de trabajar en este proyecto desde que empezara a idearlo a principios de los 90. Esta pasada primavera terminé una nueva versión del guión. La décimo quinta. Sin embargo, sigo sin encontrar una productora que se atreva a llevarlo a cabo. Creo que piensan que la animación es una técnica para niños, y que una historia como El Golem no encaja demasiado con ese público ni con la propuesta visual que yo quiero ofrecer.

Esta entrada no hubiera sido posible sin la inestimable ayuda de la intérprete del Centro Checo de Madrid, Iveta Gonzálezová, ni sin las labores de coordinación de Mercedes Martínez Albesa. Gracias por conseguirnos una entrevista fuera del horario marcado ;)

5 comentarios:

Adrián Piqueras Sánchez dijo...

¡Genial Adri como siemore! Y estupendas las preguntas de los seguidores del blog. ¡Qué majetes en la foto los 2! jejeje!

buho dijo...

gracias por tu trabajo!

ze dijo...

¡Excelente!

Muy interesante su comentario sobre las generaciones checas de animadores

TERRY BARLOW dijo...

Very Good. Nice Interview.

Adrián Encinas dijo...

Muchísimas gracias por vuestros alentadores comentarios.

¡¡Sois la caña!!