lunes, 23 de julio de 2012

Crítica a El Alucinante Mundo de Norman

La gran esperada película stop-motionera Paranorman, inecesariamente traducida aquí en España con el desgraciado título de El Alucinante Mundo de Norman, empieza su recta final hacía estreno en salas comerciales el próximo 17 de Agosto (24 de Agosto in Spain). Sin embargo, y para poneros los dientes aun más largos, voy a desgranar en parte esta cinta que pude ver en un pase privado gracias a Universal Pictures Spain y la escuela Ars Animación.

En este punto es posible que muchos os hayáis puesto a temblar, pero tranquilos la crítica está libre de spoilers.


En EL ALUCINANTE MUNDO DE NORMAN, un pueblo se ve asediado por los zombis. ¿A quién pueden recurrir los habitantes? Tan solo al incomprendido Norman (la voz de Kodi Smit-McPhee), un joven del pueblo que sabe hablar con los muertos. Además de zombis, deberá enfrentarse a brujas y, peor aún, a unos adultos retrasados, si quiere salvar a su pueblo de una maldición lanzada hace siglos. Pero este joven "susurrador" de fantasmas verá sus actividades paranormales empujadas hacia límites de otro mundo. Después de la muy innovadora Los mundos de Coraline, producida por Laika y nominada por la Academia, EL ALUCINANTE MUNDO DE NORMAN será el segundo largometraje de stopmotion realizado en 3D.

Esta es la sinopsis oficial de la Universal, una sinopsis horrible si me permitís decirlo, ya que revela una parte importante de la segunda mitad de la trama, menciona que será el segundo largometraje stop-motion realizado en 3D, algo rotundamente falso pues ese mérito es para la checa Fimfarum 3, y además habla de "adultos retrasados" algo que desde mi punto de vista está mal enfocado y que hubiera mejorado con "adultos escépticos". Quizás soy un jodido tiquismiquis...


Al margen de esto, la película es una pasada sobretodo a nivel técnico, a partir de los 5 minutos ya has perdido la noción de que estás viendo stop-motion y parece más un producto Pixar pero con una consistencia mucho más táctil. Esto es algo que a mi por un lado me parece extraordinario pues se ha conseguido llegar casi al 99,99% de perfección gracias principalmente a adelantos como la impresión 3D de las caras de los personajes o de algunas de las partes del increíble attrezo y props que adornan cada plano, a perfectos movimientos de cámara y sobretodo a las divinas manos y mentes de los animadores que hacen que secuencias como el resurgir de los cuerpos putrefactos de los zombis sean simplemente maravillosas. Pero por contra me resta mucho, pues como comentaba al inicio del párrafo da la sensación de ver una película realizada por ordenador y pierde la magia estroboscópica del stop-motion, ¿es necesario el increíble gasto de tiempo en realizar una película frame a frame si puedes conseguir un resultado tremendamente similar por realizandola por ordenador en la mitad de tiempo? 

En cuanto al tema de narrativo la acción transcurre a un ritmo irregular a lo largo de la cinta, con momentos que quizás se hacen demasiado largos y tranquilos para estar en medio de un puto apocalipsis en la tierra. Asimismo, la trama peca quizás de ser en exceso infantiloide y no hacer sufrir un poco más y con mayores consecuencias a los niños y adolescentes protagonistas, que salen de la historia como si volvieran de un parque de atracciones: habiendo soltado toda su adrenalina pero siempre con el cinturón de seguridad puesto y consiguiendo llegar a casa sin el más mínimo rasguño. Sin embargo esto se solventa con trepidantes escenas de acción plagadas de guiños a las películas de serie B, una excelentemente rodada escena de persecución en camioneta y muy buenas dosis de humor.



Si entramos en las interpretaciones, dado que la cinta pude verla en inglés en subtítulos en castellano, decir que son bastante correctas, siendo la de John Goodman (Mr. Prenderghast) en su papel corto pero profundo y de gran importancia en la trama. Especial meción a Anna Kendrick (Courtney) que cumple su papel de petarda a la perfección con una marcada tendencia a hablar mientras masca chicle. Con ella se ha logrado un trabajo de lip-sync que es simplemente para dar un Annie Award a los animadores que se encargaron de ella.

Esta crítica queda un poco coja, faltarían por comentar la banda sonora y los efectos de sonido en todo su esplendor, pues dio la sensación de que vimos una película no 100% acabada y el sonido estaba totalmente a medias. Esto es algo que editaré tras el estreno oficial de la cinta.

En conjunto la cinta es un gran divertimento, sobretodo para los más pequeños, que disfrutarán mucho de algunos de sus miedos y posiblemente los ayude a superarlos. Los amantes del stop-motion gozarán con cada ínfimo detalle, pero insisto, tener en cuenta que la magia del cine digital perfecto os hará perder la conciencia de que es una película de animación del mismo estudio que creo la magnífica Coraline. Ya ardo en ganas de que la estrenen para ver si estáis de acuerdo conmigo a me lapidáis, pues en cualquier caso me encantará debatir sobre Norman y su mundo en miniatura.


La semana que viene, más Paranorman, con algunas de las frases que el gran Travis Knight nos dejó en Madrid en el encuentro que preparó la Universal.

Más fotos de detrás de las cámaras en: Álbum Paranorman.

5 comentarios:

Cristian Llamosas dijo...

Bien por el post, siempre se agradece una crítica libre de spoilers.
Debo decir que las palabras "perfección" e "infantiloide" me confirman los dos miedos que tengo respecto a esta peli. Igual la veré y seguramente la disfrutaré. En fin, esperaremos al estreno.
Saludos!

buho dijo...

Qué tema este de la "perfección" en stop motion, no? Es una gran paradoja.
Personalmente siempre me ha costado encontrar la materialidad en estas producciones (de ahí mi adicción los detrás de cámara que me devuelven la fe en las cosas materiales).
Pero ante esta confusión está bueno resaltar el trabajo de las manos de los diseñadores y animadores que creo que es es lo poco que queda del proceso artesanal.
Bienvenido tu regreso!
Carlos

Cristian Llamosas dijo...

Justamente. La clave es la materialidad. Acaso cuando nos referimos al stop motion no hablamos de animación corpórea? Tenemos que ver elementos "palpables" en la pantalla, tenemos que poder reconocer los muñecos como tales para luego disfrutar cuando se animan, cuando aparece la magia.
En muchos casos terminamos disfrutando mucho más el backstage que la propia peli (y hasta nos parece natural que sea así).

Adrián Encinas dijo...

Interesante lo que comentáis aquí al hilo de la materialidad y realidad de los puppets y su entorno en las películas de stop-motion. Los detrás de las cámaras creo que son ya no solo el complemento del DVD/Blu-ray sino parte de la cinta.

¿No os ha pasado de comprar un DVD de una película y quedaros chafados al encontraros en los extras ningún making de la misma?

Gracias a Harryhausen, los estudios de animación, y más concretamente de stop-motion, tienen esto hoy en día muy presente y realizan unos detrás de las cámaras con una planificación y cuidado cuanto menos admirable.

¡Espero vuestras críticas de la peli!

buho dijo...

Qué bueno; me siento en un grupo de autoayuda para desviados por los making. Pero sí, ahí es donde nos encontramos con los muñecos como tales.
Muy gratificante poder compartir estos temitas. Saludos!