martes, 1 de febrero de 2011

P&C entrevista en exclusiva a Juan Pablo Zaramella, maestro del stop-mo argentino

Empieza Febrero y con el comenzamos aquí en Puppets & Clay el mes de la stop-motion Argentina, intentando cubrir mediante entrevistas, artículos y reseñas, buena parte de la producción de este amado arte que se genera y exporta en ese increíble país. El punto que motiva esta iniciativa de mes monotemático, sin menoscabo de que meta entradas sobre otras producciones no argentinas, es la noticia del estreno de Luminaris, la nueva obra de Juan Pablo Zaramella, el próximo 5 de Febrero en el Museo Reina Sofía de Madrid.


Juan Pablo es un animador excepcional y una persona encantadora que tuve el placer de conocer en el Animadrid 2009. Este artista ha cosechado éxitos con sus trabajos realizados en animación 2D (Lapsus), animación el plastilina (El desafío a la muerte, Viaje a marte) o pixilación (El Guante, y la que ha motivado esta entrada) obteniendo reconocimiento internacional que quedo patente el año pasado al ser homenajeado en el 50 Aniversario del Festival Annecy.

Gentilmente, Zaramella se ha prestado a respondernos algunas preguntas sobre la realización de Luminaris y de paso nos ha obsequiado con las fotos que ilustran esta entrevista que espero difruteis. Mil gracias Juan Pablo!


1) ¿Cómo surgió la idea de este corto?

Surgió a partir de la música, en concreto de un tango de los años '40 que se llama "Lluvia de Estrellas", de Osmar Maderna. Siempre me gustó este tango, es como una especie de Rapsody in Blue de Gershwin pero en versión tanguera. Me pareció muy rico y descriptivo, como si fuera la banda de sonido de algo. Entonces me propuse inventar ese algo. El proceso fue largo. Todo empezó en una beca en Abbaye de Fontevraud (Francia), en la que quise desarrollar algo en stop motion con muñecos de plastilina, pero nunca pude cerrar la historia que tenia en mente. Durante mi estadía en Fontevraud, en paralelo a mi trabajo en ese guión que nunca fue, salí a los patios y jardines a hacer pixilación, solo por divertirme y para despejar la cabeza. Y ahí apareció la idea que disparó este guión: el sol como motor de la vida de la gente. Ya de vuelta en Buenos Aires y con muchas ideas, empecé a darle forma a la historia, junto con Gustavo Cornillón (tambien actor y co-guionista de El Guante).

2) ¿Hiciste storyboard o simplemente tuviste muy claro lo que querías?

Si, hice story, fue muy importante en este caso (no siempre trabajo con story). Como tenía que trabajar contra los tiempos del tango, lo primero que hice fue escribir textos con momentos claves en una línea de tiempo, con la música de base, y a partir de eso dibujé el storyboard.


3) ¿Estaban los actores familiarizados con esta técnica? ¿Cómo fue trabajar con ellos?

En el caso de Gustavo Cornillón fue muy fácil porque ya habia trabajado con él. Es como un maniquí humano, puede quedarse minutos en una postura sin mover un pelo, y hasta entiende la lógica de la animación y algunas veces se mueve solo a la posición correcta. Es el actor perfecto para pixilación. Con María Alché fue un poco más dificil porque era la primera vez que hacía algo así. Ella es una actríz de profesión (protagonizó La Niña Santa, de Lucrecia Martel), le gusta meterse en los personajes y explorarlos en acción, probar cosas en escena. Y la pixilación es todo lo contrario a eso, el trabajo del actor se hace antes, durante el rodaje sólo se puede hacer una cosa: quedarse quieto. María se aburrió mucho al principio, porque sentía que no podía aportar nada. Pasaron algunas jornadas hasta que entramos en sintonía y encontramos un método que funcionara para ambas partes, y por suerte el resultado es impecable. María expresa mucho con muy poco, y eso es algo que siempre busqué en todos mis trabajos, incluso con muñecos.

4) ¿Cuál fue el plano más complicado y por qué?

Todas las secuencias que combinan actores con luz solar. El clima es impredecible, nunca sabes que va a pasar, y un mínimo error hace que tengas que empezar todo de vuelta otro día. Y si los días siguientes llueve o está nublado, cuando volvés al lugar el sol se desplazó y la luz ya no sirve. Hay que salir a buscar locaciones de nuevo, que tampoco es una tarea fácil, porque que no podían aparecer construcciones modernas en toma.

Empezamos el rodaje con estas tomas, y los primeros 5 días fueron totalmente frustrantes porque no salió nada bueno. Por suerte trabajé con un equipo muy voluntarioso y nadie bajó los brazos, por el contrario todos asumieron el desafío con la mejor disposición, y cuando logramos el primer plano bueno estábamos tan felices! era la prueba de que el corto se podía hacer, iba a llevar tiempo pero se podía. El trabajo de Sergio Piñeyro, mi director de fotografía, fue fundamental. Como filmábamos al amanecer, la temperatura y la intensidad de la luz variaba todo el tiempo, y él se ocupaba de compensarla. Además, Sergio se convirtió en una especie de Galileo Galilei. Llegaba cada día de rodaje con una idea clara del trayecto del sol de ese día.


5) ¿Qué software usaste?

Comencé con Stop Motion Pro, pero a los pocos meses cambié a Dragon, que es la mejor aplicación para stop motion que usé en mi vida.

6) Tú, que has probado ambas, ¿qué te aporta la pixilación que no te aportan los muñecos de plastilina (y viceversa)?

Las veo como herramientas muy diferentes. Luminaris nunca podría haber sido hecho en muñecos, o si, pero la historia no tendría la fuerza que tiene en pixilación. A mi me gusta crear historias ante todo, y después ver cual es la técnica que mejor se adecua a estas, como en el caso de Lapsus.
Con Luminaris hice el camino inverso, comencé a experimentar en pixilación y en base a las ideas definí la historia, usando el tango como guía.


7) Como gran exponente de la animación Argentina, ¿cómo ves el futuro de la animación stop-motion en tu país? ¿se está creando escuela?

Muy bien! es increíble como creció en los últimos años, cada vez hay mas y mejores animadores en el país. Recomiendo el corto de Javier Mrad "Teclópolis", hecho por Can Can Club, un estudio de stop motion con el que trabajo mucho y que además son grandes amigos. Y Santiago Bou, quien hizo "El Empleo" está preparando un corto también en stop motion, que por lo que vi es de una calidad increible.

8) Esta semana estrenas Luminaris en el Reina Sofía de Madrid, ¿le ofreciste la obra al museo o fue el museo el que contactó contigo?

El museo me contactó para pedirme "Lapsus" justo cuando publiqué el primer trailer de "Luminaris" en la web. Entonces me pidieron incluirlo en el programa.


9) En un futuro inmediato, ¿qué nuevos proyectos personales tiene en mente ese cerebro inquieto que posees?

Quiero hacer de una vez por todas el largo de "Viaje a Marte". Tengo un tratamiento muy avanzado, después de años de trabajarla, la historia está a punto y expande de manera muy favorable el universo del corto, y hasta toma nuevos rumbos. No siento que estoy rehaciendo un trabajo viejo, lo estoy reformulando. Así que la idea es dejar los cortos por un tiempo para abocarme a este proyecto.