lunes, 9 de junio de 2014

LA VENGANZA DEL CÁMARA DE CINE (Wladyslaw Starewicz; Rusia; 1911)

Una de las películas más impresionantes de la historia del cine de animación realizado en stop-motion es sin duda alguna, La venganza del cámara de cine (Mest kinematograficheskogo operatora), realizada hace 103 años por el gran pionero de la técnica, el ruso Ladislas Starevicz.

Este cortometraje de bien logrados 12 minutos, narra la historia del Señor Grillo, un cámara de cine que va una noche al teatro. Tanto él como el Señor Cucaracha quedan prendados de la libélula que actúa encima del escenario. Después de una acalorada pelea, es el Señor Cucaracha quién consigue llevársela. Destrozado por esta traición, el Señor Grillo maquina su venganza, grabando todo lo que hacen para proyectar la película en una sala dónde se encuentra la mujer del señor cucaracha como espectadora. 

En esta historia de infidelidad, y por tanto de trascendencia atemporal, interpretada por insectos reales, disecados y manipulados mediante alambres internos (Starewicz sabía bien como trabajar con animales fallecidos tras su paso por el Museo de Historia Natural de Lituania), el moderno espectador sigue disfrutando, como sus ancestros en el momento del estreno, de una gran variedad de planos realmente trabajados, como el de la mencionada pelea o el de la proyección de la infidelidad en un microcine repleto de insectos que vitorean ante la "enorme" pantalla. 

Reclinen su butaca y disfruten de este trepidante thriller en miniatura, que supone el inicio de una de las más alucinantes filmografías que ha dado la historia del stop-motion.