viernes, 24 de febrero de 2012

Jiří Trnka, 100 años del nacimiento de una leyenda

La vuelta a la publicación en el blog no podía ser de forma nimia, pues, como comenté en el anterior post, se trata de un nuevo Puppets & Clay Blog que apuesta más fuerte por artículos de investigación y divulgación mucho más trabajados. Sin duda, no hay mejor forma de retomar el ritmo en este espacio que con un artículo sobre el centenario de nacimiento del llamado "Walt Disney de Europa del Este", el hombre que revolucionó el cine de muñecos en media Europa y del que beben a día de hoy la mayoría de los artistas de su antiguo Imperio Austro-húngaro y hoy República Checa. Es momento de hablar de Jiří Trnka.

Impresionante caricatura de Trnka realizada ex-profeso por el gran Edgar Humberto Álvarez

"Siempre daba a sus ojos una mirada indefinible. Con el simple giro de sus cabezas, o con un cambio de iluminación, ganaban expresiones sonrientes, o infelices, o soñadoras. Esto le daba a uno la impresión de que el muñeco escondía más de lo que mostraba, y que su corazón de madera incluso almacenaba más." (Břetislav Pojar).
Jiří Trnka nació un 24 de Febrero de 1912 en Pilsen, una ciudad de la Bohemia occidental, en el seno de una familia de clase media. Su padre y su madre eran fontanero y modista, respectivamente,  pero valoraban mucho el trabajo artesano de la madera, dados sus orígenes campestres, por lo que pronto hicieron entretener a un jovenzuelo Jiří con el arte de la escultura en madera de marionetas. Recordemos que el cine de marionetas esta íntimamente ligado a la cultura checha y que era costumbre que los niños jugaran con sus amigos ha representar sus historias con puppets de hilos. Por aquellos días Pilsen era parte del Imperio Austro-húngaro, un estado que sería clave en el detonante de Primera Guerra Mundial y que quedaría totalmente disuelto tras el conflicto armado, naciendo así la república de Checoslovaquia. 

El joven de Pilsen creció y al entrar en la escuela de formación profesional de su localidad natal se encontró como profesor a uno de los más grandes marionetistas checos del pasado siglo, Josef Skupa, quien vió en Trnka el talento innato que hoy todos conocemos. Tras convencer a sus padres, Jiří entró en la Escuela de Artes Aplicadas de Praga (llamada hoy Academia de Arquitectura, Arte y Diseño de Praga), donde completó su aprendizaje entre 1929 y 1935, mientras se costeaba los estudios trabajando en el taller de grabado de Jaroslav Benda, profesor de Jiří en la universidad.

Al salir de la escuela de artes, Trnka entro a trabajar como ilustrador de libros infantiles, una vertiente artística en la que nuestro artista llegaría a destacar tempranamente. Fue contratado por la casa editorial Melantrich, de Praga, y la primera obra que ilustró fue El tigre del señor Boška, de Vítezslaw Šmejc, publicada en 1937. A esta siguieron recopilaciones de cuentos checos de Jiri Horák o Jan Pálenícek, antalogías de las narraciones de los hermanos Grimm o de Perrault, Las mil y una noches, así como libros más adultos como El sueño de una noche de verano de Shakespeare o las fábulas de La Fontaine. A día de hoy estos libros constituyen auténticas reliquias y las ilustraciones forman parte importante en museos de arte checo, como el Museo de Pilsen, pues aunque no muy conocida, esta faceta artistica de Jiří le llevo a consagrarse en 1968 al recibir el Premio Hans Christian Andersen por la International Board on Books for Young People (IBBY) .

Algunas de la muchas y geniales ilustraciones realizadas por Trnka
Aunque en 1936 consiguió crear un teatro de marionetas, no fue hasta diez años más tarde, con una finalizada la Segunda Guerra Mundial, cuando Jiří comenzó una imparable carrera en la animación, primero en 2D y luego en stop-motion con puppets. El Bratři v Triku (La Hermandad del Truco), un estudio artesanal asentado en Praga formado por un grupo de talentos de las artes plásticas, fue el escenario en el que empezó a gestarse un sentimiento de crear animación checa al estilo de la generada años atrás por pioneros como Karel Doral o Hermína Týrlová, esposa de Doral. Ante la necesidad de un director del estudio, todos coincidieron en que Jiří era el más idóneo dada su carrera como ilutrador y su conocimiento del mundo de las marionetas en su juventud. Este accedió, consiguiendo en poco tiempo no solo llenar las pupilas infantiles de mágicas historias creadas con dibujos animados, marionetas con hilos o stop-motion, sino elevar la categoría de cine animado hasta lo más alto del panorama cinematográfico internacional, siendo un prueba de ello la presencia constante de los filmes de Trnka en Cannes o Venecia.

La primera edición de Cannes, 1946, fue de hecho el primer gran festival en el que presentó sus primeros trabajos Zasadil dedek repu ("El abuelo plantó una remolacha"), Zvírátka a petrovstí ("Los animales y los bandidos") y Pérák a SS (El saltador y los hombres de las SS), todos ellos de dibujos animados y de los cuales el segundo de ellos se alzó con el premio al Mejor Cortometraje Animado. Eso es empezar bien, sí señor. Así como el corto ganador no es más que una popular fábula checa en dibujos coloridos sobre unos animales que evitan un robo, el tercero de estos cortos se trata de una película antinazi que representa una escobilla de chimenea que, colocándose dos muelles por piernas, se mofa de las SS y se aleja dando saltos. Esta primera tanda de cortometrajes animados se completaría con Dárek ("El regalo"), un corto de corte experimental con grandes dosis de realismo. 

Analizando estos primeros trabajos, Trnka observó que la presencia en su elaboración de demasiados intermediarios, como dibujantes, técnicos de color, etc, etc,  que debilitaban la originalidad de los dibujos del autor, por lo que comenzó a plantearse animar con títeres. Era otoño de 1946, y junto a un animador de su grupo, Břetislav Pojar (conocido en este blog desde hace tiempo) empezó a hacer pruebas con muñecos animados.
"Con Pojar, animamos uno de mis más antiguos títeres de madera, una bailarina. Se movía bien, pero daba una impresión abstracta. El efecto era bueno pero no significaba nada. Por lo tanto, entendimos que una película de títeres necesita situaciones concretas, o una historia." (Jiří Trnka)
El resultado fue su primer largometraje, la película Špaliček ("El año checo"), basada en un libro ilustrado por Mikoláš Aleš. El film está compuesto de seis cortometrajes, en los que se ponen brillantemente en escena las leyendas y costumbres de su país, tomando como hilo argumental las fiestas y estaciones del año: el carnaval (Masopust), la primavera (Jaro), la leyenda de San Procopio (Legenda o svatem Prokopu), la procesión (Pout), fiesta en la aldea (Posviceni), y el belén (Betlem). Es mención especial el hecho de que fue la primera vez que Jiří contó con Václav Trojan para poner música a sus trabajos, una relación artística que se mantendría hasta el último de los films de Trnka. La película atrajo la atención de la crítica hacia el cine de animación checo y fue premiada en numerosos festivales internacionales, incluyendo el de Venecia.

Cartel y dos fotogramas de Špaliček ("El año checo", 1947), primer largometraje de Jiří Trnka
En los dos últimos años de la década de los cuarenta, llegarían los cortometrajes Román s basou ("Historia de un contrabajo"), basado en un cuento de Antón Chéjov; Certuv mlýn ("El molino del diablo"); y Arie prerie ("Canción de la pradera"), un western paródico vagamente inspirado en La diligencia (John Ford, 1939). Asimismo, durante este tiempo el estudio realizó el largometraje Cisaruv slavík ("El ruiseñor del emperador") basado en un relato de Hans Christian Andersen y que trata sobre la historia de un joven emperador de China que se enamora de un ruiseñor por su asombroso canto, al que pronto olvida por otro a cuerda realizado en oro. El largometraje cuenta con unos escenarios, props y muñecos impecables.

Puppet de Don Quijote
Con la llegada del comunismo a la Checoslovaquia de 1948, el trabajo de nuestro amado checo pasaría a estar totalmente supeditado a los ojos de la oficina de estado. Algo que convertía a Jiří, por un lado en un protegido del sistema, y por el otro en una marioneta a la órdenes del comunismo. Sonado es en este sentido la negativa que recibió ante la intención de realizar su particular versión de nuestro clásico de la literatura, Don Quijote de la Mancha, algo que debieron pensar se alejaba demasiado en exceso de sus historias tradicionales checas que tan buen impulso daban al sentimiento patrio. Así su siguiente trabajo en su filmografía sería Bajaja ("El príncipe Bayaya", 1950), largometraje que cuenta las hazañas de un caballero medieval en busca de su amada princesa, a la que llegará después de luchar contra un temible dragón. Un cuento que ya había adaptado años atrás en formato libro de ilustraciones para niños.

Demostrando su conocimiento de técnicas de animación, en 1951 estrena Veselý cirkus ("El alegre circo"), corto infantil sobre un curioso circo en el que animales, artistas y objetos son cartulinas movidas fotograma a fotograma en lo que llamamos técnica cut-out. Pero pronto retornaría a su esencia de puppetmation con Staré povesti ceské ("Antiguas leyendas checas"), que al igual que El año checo narra historias populares sobre el origen de su nación, destacando por encima de todo la música de Trojan, que ante la ausencia de diálogos se convierte en hilo vertebrador de este trabajo que encantó a las autoridades y a crítica festivalera pero no al gran público, lo que hundió a Trnka en un temporal bajo cinematográfico que utilizó para volver a sus ilustraciones para libros.

Jiří Trnka animando a los protagonistas de Staré povesti ceské ("Antiguas leyendas checas", 1953). Uno de los puppets de la película en su estado actual.
Su vuelta en 1959, precedida del corto antibelicisa Dobrý voják Svejk ("El buen soldado Svejk"), se acogió con gran ilusión. Y no es para menos ya que su siguiente largometraje fue la adaptación del clásico de Shakespeare Sen noci svatojanske ("El sueño de una noche de verano") y supuso sin duda su sello a fuego en la historia de la animación internacional. Está versión fiel al relato original, realizado durante cuatro años de durísimo trabajo, trajo consigo el León de Oro del Festival de Venecia. A este trabajo siguieron Vásen ("La pasión"), que trata sobre la adicción a la velocidad, Kybernetická babicka ("La abuela cibernética"), corto psicodélico de puppets en el que un abuela geek enseña a su nieta una serie de artilugios, y Archandel Gabriel a paní Husa ("El arcángel Gabriel y la señora Oca"), que adapta en clave de humor las historias del Decamerón de Boccacio con los muñecos más hermosos de su carrera.

En 1965, se produce cierta apertura de la censura comunista y Jiří aprovecha para realizar la que sería su ultima obra y que pone un broche de oro a su carrera como artista multidisciplinar. Ruka ("La mano") es un potente clamor ante la mano comunista que subyuga al artista y le obliga a realizar lo que quiere el régimen por encima de lo que desea el propio artista. Una parábola autobiográfica, en la que un pobre escultor de barro que pasa los días tranquilo realizando macetas es llamado por el poder supremo,  representado por una mano enguantada, a realizar una escultura de la propia mano. Ante la negativa del artista, la mano comenzará una auténtica batalla de persecución, acoso y derribo que acabará obligando al artista/súbdito a convertirse literalmente en una marioneta que fielmente cumple la labor encomendada. Intentando escapar de su jaula, que elude directamente el espacio de libertad creativa, el artista será perseguido por más manos que acabarán por hacer morir al protagonista de pena. A su muerte será sin embargo enterrado con honores por el régimen, convirtiendo su vida y obra en una leyenda nacional para engrosamiento de una nación autoritaria. Una historia que vivió Trnka tanto durante sus años de control artístico como en su propia muerte, que como predijo se desarrolló entre discursos patrióticos que convertían a Trnka en un buen ejemplo a seguir por sus conciudadanos.

Mítico fotograma de Ruka ("La Mano", 1965). Boceto del protagonista de la historia realizado por Trnka
Monumento a Trnka, Pilsen
Sobra decir que la fuerza de las obras de Trnka han tenido una influencia capital en el desarrollo de la que hoy conocemos como animación de marionetas checa, una tendencia artísta en la hay que incluir al mencionado Bretislav Pojar, y a compatriotas como Stanislas Látal y Jan Karpaš, quienes continuaron el trabajo comenzado por Hermina y consagrado por Jiří creando sus propios estudios de animación o dentro del Jiří Trnka Studio. En la actualidad, una corriente de jóvenes cineastas checos salidos de la FAMU (la más famosa facultad de cine y televisión de Praga y por ende de la propia República Checa) están llevando el espíritu del cine de Trnka, gobernado por los puppets y la tradición de cuentos chechos, a una nueva era mucho más gamberra. Hablo de films como Pirate de Jan Bubeníček o The Great Sneezer de Noro Držiak. Pero lejos de su tierra sus obras han influido en animadores stop-motion de lejanos puntos del planeta como Japón -Kihahiro Kawamoto nunca negó lo que le debía al que fuera su maestro en Praga en 1963-, o Argentina -el corto El Guante de Juan Pablo Zaramella rinde homenaje en muchos aspectos a Ruka.
"Empecé a pensar sobre la animación después de ver el trabajo de Jiri Trnka, ver como es capaz de contar una historia en un estilo poético mediante el uso de marionetas." (Kihairo Kawamoto).
Filmografía completa: (Pincha sobre el nombre para ver el vídeo)
  • Zasadil dedek repu ("El abuelo plantó una remolacha", 1945). Dibujos animados.
  • Zvírátka a petrovstí ("Los animales y los bandidos", 1946). Dibujos animados.
  • Pérák a SS ("El saltador y los hombres de las SS",1946). Dibujos animados.
  • Dárek ("El regalo", 1946). Dibujos animados. 
  • Spalicek ("El año checo", 1947). Stop-motion.
  • Román s basou ("Historia de un contrabajo", 1949). Stop-motion.
  • Certuv mlýn ("El molino del diablo", 1949). Stop-motion.
  • Arie prerie ("Canción de la pradera", 1949). Stop-motion.
  • Cisaruv slavík ("El ruiseñor del emperador", 1949). Stop-motion.
  • Bajaja ("El príncipe Bayaya", 1950)
  • O zlaté rybce ("El pez dorado", 1951). Dibujos animados.
  • Veselý cirkus ("El alegre circo", 1951).
  • Dva mrazíci (1953). Sombras chinas.
  • Staré povesti ceské ("Antiguas leyendas checas", 1953)
  • Cirkus Hurvínek ("El circo Hurvínek", 1955).
  • Dobrý voják Svejk ("El buen soldado Svejk", 1955)
  • Proč UNESCO? ("¿Por qué la UNESCO?", 1958). 
  • Sen noci svatojanske ("El sueño de una noche de verano", 1959)
  • Vásen ("La pasión", 1962).
  • Kybernetická babicka ("La abuela cibernética", 1962).
  • Archandel Gabriel a paní Husa ("El arcángel Gabriel y la señora Oca", 1964).
  • Maxplatte, Maxplatten (1965)
  • Ruka ("La mano", 1965)
Fuentes:

3 comentarios:

estructurasgz dijo...

Excelente trabajo. Muy completo y lleno histori, la verdad me deje llevar por un momento en el tiempo.
Que lindo volver a disfrutar de las entradas a la que nos tienes acostumbrado. Felicitaciones Adrian.

wolf dijo...

Dear Adrián,
it's so good to have you back !!!!!!!!!
(I actually posted on stopmotionanimation.com to get votes for your blog, but it seems it was too late : (

Anyway, there's a festival in the Czech Republic called Anifest, they have a huge Trnka retrospective this year, including an exhibtion with his puppets!!!

You can find more details here:
http://www.anifest.cz/2012/archives/1743
http://www.anifest.cz/2012/archives/2061

So great to have you back! (Your Facebook page is also great, by the way!! So many amazing pictures!)

All the best and keep up the good work,
Wolfgang

nu dijo...

Adrián, m'ha encantat!
Lo he leido de principio a fin, larga vida a las marionetas animadas!